Está enfocado a implementar acciones dirigidas a beneficiar a las poblaciones que aún no viven o desconocen que viven con VIH (prevención primaria) y para aquellas personas que están viviendo con el virus y sus familias (prevención secundaria). También se brinda ayuda humanitaria y asistencia emocional y legal a personas y familias afectadas por la epidemia, y se realizan actividades de incidencia política para defender sus derechos e incentivar su participación ciudadana de manera responsable y pacífica.